Leer en voz alta

No recuerdo a qué edad aprendí a leer, pero sí tengo muy presente cuál fue el libro que me llevó a ser él lector que soy hoy. Tal vez estaba en primero de bachillerato, ahora le denominan sexto grado, y la profesora de Español, se llamaba Emma González, nos puso a leer La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa. Mis padres me compraron el libro y lo devore en una semana. Recuerdo que desde el momento en que terminé ese libro empecé a ser un asiduo asistente a la biblioteca del colegio de corte religioso en el que estudiaba. En ese entonces pude leer a los autores del Boom Latinoamericano Cortazar, Borges, García Márquez, etc. También algunos clásicos como Crimen y Castigo o El Quijote. Las lecturas realizadas eran “mentalmente” y por puro gusto, luego llegarían los estudios universitarios de Sociología que perfeccionarían mi capacidad de leer sin siquiera mover los labios.

Leer en voz alta fue un ejercicio que empecé a ejercer desde hace como unos 15 años. Hoy quiero compartir mi experiencia de este tipo de lectura. Era el año 2004 y a mi compañera, actual esposa, le salió un trabajo con una Organización no Gubernamental en la ciudad de Sincelejo en la costa norte de Colombia; yo estaba cursando el último año de maestría, ella partió para allá y yo me quedé acá terminando mis estudios. Luego de un año pude irme a vivir a esa ciudad y empecé a trabajar en la Universidad pública de allá.

Durante ese año que duró nuestra separación nosotros teníamos la suscripción a dos revistas: Semana y Gatopardo. Para quienes no las conocen, la revista Semana es una publicación semanal de corte periodístico que aborda por secciones la información nacional e internacional y se acompaña de editorialistas. Gatopardo, mucho más conocida en América Latina es una publicación mensual que rescata los géneros del reportaje, el perfil y la crónica. Como las revistas me seguían llegando acá en Bogotá y mi esposa estaba en Sincelejo, cuando llegaban las revistas a la casa yo le leía el indice de las dos publicaciones y seleccionábamos los artículos que le leería vía telefónica durante la semana.

Así empece a leer en voz alta, pasarían tres años para que volviera a leer en voz alta. Estuve trabajando en Sincelejo durante tres semestres y al volver a sustentar mi tesis de maestría me ofrecieron trabajo como docente de la cátedra de investigación en la maestría que había cursado, no podía dejar la oportunidad así es que me quede enseñando en Bogotá y mi esposa allá en Sincelejo. Una vez por mes nos veíamos bien sea porque ella viniera o yo fuera para tener como a ella le gustaba llamarlas visitas conyugales.

Pasaron casi 2 años hasta que en una visitas mi esposa y yo quedamos embarazados y allí empezó mi segunda experiencia de lectura en voz alta, fue muy similar a la primera, en este caso se trataba de leerle a nuestro querido bebé antes de nacer, en ese tiempo leíamos El principito y los cuentos infantiles de Celso Roman. El medio seguía siendo el mismo, el celular en altavoz y cuando mi esposa viajaba a Bogotá, yo recostaba con suavidad mi cabeza sobre la panza de ella para poder leer en voz baja.

Después de nacer y mientras estuvo en el moises, junto a nuestra cama, le seguía leyendo en las noches. Después cuando se fue a su cuarto, primero en la cuna y luego en la cama, le seguía leyendo antes de dormir. Desde ese momento a hoy ya hemos pasado de las lecturas infantiles a las juveniles, ya llevamos a buen recaudo la saga de Miss Peregrin y la de Harry Potter. También libros de castillos, piratas y fenómenos de la naturaleza como los volcanes.

Desde que empecé a leer en voz alta no he dejado de hacerlo y cada vez mejoro más en la experiencia y he especializado esta lectura en leerle a mi hijo. Por ello ahora lanzo 10 recomendaciones que encontré en MaguaRed para mejorar estas lecturas con nuestros hijos:

  1. Establecimos la lectura como una rutina durante el día, antes de ir a dormir.
  2. Seleccionamos la lectura que vamos a hacer antes de iniciar lectura.
  3. Trato de maneja una buena entonación con ritmos y pausas adecuadas.
  4. Nunca hacemos lecturas que le han dejado en el colegio o relacionadas con temas del colegio o la escuela.
  5. En muchas ocasiones tenemos varios libros empezados, esto para leer al ritmo de mi hijo, incluso comics nos han parado la lectura de alguna novela que para mi estaba interesante.
  6. Leo de verdad con él, es decir que las lecturas que hago con mi hijo las integro al proyecto de leer un libro al mes que tenemos con mi esposa.
  7. Mientras le leo a mi hijo trato corregir mis errores de lectura sobre la marcha para comentárcelos a él.
  8. Mientras hago la lectura no adoctrino a mi hijo, le permito a él que saque sus conclusiones.
  9. Solo detengo la lectura si mi hijo me pregunta por el significado de una palabra que en algunas ocasiones no tiene que ver con una palabra del texto, sino con una palabra que ha escuchado en el colegio.
  10. Aunque me encantan los autores clásicos y algunos contemporáneos, dejo que mi hijo seleccione lo que quiere que leamos.

Pueden contarme sus experiencias de lectura en voz alta en los comentarios del blog o en twitter al usuario @ciudadano0

Ahora les dejo el episodio del podcast

 

Anuncios

Review @setapp como una Mac App Store

En nuestro episodio de hoy 17 de mayo hago una revisión breve de la aplicación SetApp , viéndola bien es una tienda para nuestros equipos Mac en toda regla. Nos ofrece más de 50 aplicaciones por un precio mensual de 9.99 dolares, tal vez pueda parecer costoso pagar por una nueva suscripción de este tipo si ya pagamos Netflix y algún servicio de música en Streaming.  Setapp ha realizado una magnifica labor de curación de contenido de las aplicaciones y encontramos en su catálogo aplicaciones muy útiles y de alta calidad para cualquier campo en el que nos desempeñemos. Les invito a darle una oportunidad a esta aplicación.

 

 

Podcast fotografía con el escritor Jorge Franco

El viernes 20 de marzo tuve la oportunidad de tomarme un foto con el escritor Jorge Franco. No soy de hacer este tipo de cosas, suelo respetar la privacidad de los demás, pero ver al escritor de Rosario Tijeras y Paraíso Travel,  tan a la mano me trajo a la memoria un acontecimiento de hace muchos años y ese es mi relato de hoy en el podcast.

<a href=”https://co.ivoox.com/es/fotografia-jorge-franco-audios-mp3_rf_25185361_1.html&#8221; title=”La fotografia con Jorge Franco”>Ir a descargar</a>

 

 

Memoria del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias

En el episodio de hoy del podcast recuerdo el primer viaje que realice al Festival Internacional de Cine de Cartagena @ficci . Fue una experiencia que vale la pena contar pues consolidó mi gusto por el cine.

<a href=”https://co.ivoox.com/es/recordando-festival-internacional-cine-cartagena-audios-mp3_rf_24286364_1.html&#8221; title=”Recordando el Festival Internacional de Cine de Cartagena @ficci”>Ir a descargar</a>

Aventura #AirPods

En uno de los últimos episodios del podcast realice una review de una aplicación para grabar notas de audio que tiene dos grandes características la de permitirme usar los AirPods y transcribir el audio. Esa fue de las últimas veces que use mis los auriculares bluetooth de Apple. En esos mismo días me robaron la carcasa cargadora con que vienen los auriculares.

En este episodio les cuento la aventura para recuperar la carcasa y volver a usar mis AirPods.

<a href=”https://co.ivoox.com/es/aventura-airpods-audios-mp3_rf_24114596_1.html&#8221; title=”Aventura AirPods”>Ir a descargar</a>

La fotografía con el escritor Jorge Franco

El viernes 20 de marzo tuve la oportunidad de tomarme un foto con el escritor Jorge Franco. No soy de hacer este tipo de cosas, suelo respetar la privacidad de los demás, pero ver al escritor de Rosario Tijeras y Paraíso Travel, tan a la mano me trajo a la memoria un acontecimiento de hace muchos años.

En el anterior episodio del podcast les conté una memoria de viajes al Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias. Precisamente en uno de esos viajes, creo que fue el segundo, llegue muy temprano en la mañana al hotel Caribe, ubicado en la zona de Bocagrande, y en donde solía ser la sede del festival, no se si sigue siendo allí. Allí se realizaban las ruedas de prensa durante todas la mañanas la semana que duraba el festival.

Esa mañana llegue a buscar el café matutino mientras los compañeros de viaje y cine club aún dormían y en la sala de prensa no había nadie, excepto él. Estaba a unos 7 metros de distancia y yo solamente me atreví a sonreírle. Me daba vergüenza abordarlo, más que vergüenza era miedo a entablar aunque fuera una breve conversación con mi ídolo literario.

La persona a la que le sonreía era Gabriel Garcia Márquez el único premio Nobel de literatura de Colombia. Realmente no era tan descabellado encontrase al Nobel en este evento, pues fue uno de sus promotores desde los inicios del festival. También conocemos su relación estrecha con la escuela de cine de San Antonio de los Baños en Cuba.

En los siguientes viajes que realice al Festival averigüe por la asiduidad del maestro en estos eventos y me dijeron que en los primeros años era muy activo, pero que ahora, años 1990, ya poco se le veía por allí. En pocas palabras perdí una valiosa oportunidad.

Muchos de quienes lean o escuchen esto dirán pero que estupidez no saludar al maestro y tienen razón no hay ninguna justificación para no haber inmortalizado este momento más allá de una anécdota que ahora cuento y que ustedes pueden o no creer.

Por eso cuando vi a Jorge Franco en la mesa contigua a la nuestra no pude dejar de traer a mi memoria este pasaje y decidirme a pedirle esta foto. Después de este paisaje o acontecimiento personal conversamos con mí esposa sobre las personas famosas y que son de nuestra admiración con las que nos gustaría tomarnos una foto, incluso hicimos una lista, en su mayoría escritores, líderes sociales, algunos cantantes, nada de farándula o políticos nacionales. Nuestro paraíso selfie está poblado por: Mario Vargas Llosa, Pedro Juan Gutiérrez, Martha Gómez, Joaquín Sabina y un gran etcétera.

HACIENDO PODCAST CON LOS AIRPODS USANDO JUST PRESS RECORD

Llevo tiempo buscando una aplicación que me permitirá hacer estos episodios podcasts usando los AirPods. He probado Just Press Record, allí grabe este episodio, luego lo exporte a Ferrite para editarlo y luego enciso a publicación en Spreaker.

Acá está el episodio.

https://www.spreaker.com/episode/13991631